Blog

El agua del grifo no siempre es segura

En muchas ciudades y regiones de Colombia, depositamos nuestra confianza en el agua que fluye de nuestros grifos como una fuente segura. No obstante, la realidad nos revela que, a pesar de los beneficios evidentes en comparación con el agua embotellada, el agua del grifo puede albergar microorganismos y sustancias químicas perjudiciales para nuestra salud. En este artículo, exploraremos  algunas razones por las cuales el agua del grifo no siempre es segura. Además, destacaremos la importancia de optar por filtros de agua que contribuyan a que cada gota que consumimos sea pura, saludable y confiable.

Presencia de sedimentos

Los sedimentos, compuestos por partículas sólidas como arena, arcilla, limo y materia orgánica, pueden infiltrarse en el suministro de agua debido a factores como desatres naturales, erosión y la actividad humana. Estas partículas, que varían en tamaño, no solo impactan el sabor y el olor del agua, sino que también pueden transportar contaminantes como metales pesados o productos químicos que representan un riesgo para la salud.

Además de afectar la calidad del agua, la presencia de sedimentos puede influir en el rendimiento y la vida útil de electrodomésticos como los calentadores, ya que tienden a acumularse en estos dispositivos

La relevancia del proceso de sedimentación se manifiesta en lugares como Bogotá y Cajicá  donde se han detectado variaciones en el color aparente y turbidez del agua distribuida por los acueductos encargados de proveer agua potable a los hogares.

Microorganismos patógenos

Los microorganismos en el agua pueden causar diversas enfermedades, y a pesar de los esfuerzos estatales por proporcionar agua libre de agentes biológicos, su presencia aún persiste incluso en las principales ciudades del país. En Medellín, la segunda ciudad más grande de Colombia, un estudio publicado en 2023 reveló que niños con acceso a agua potable tratada dieron positivo para Blastocystis sp. y portaban protozoos, principalmente Entamoeba (2).

Incluso en Bogotá, reconocida por la calidad de su agua, la Superintendencia de Servicios Públicos informó presuntos incumplimientos en los parámetros físicos, químicos y microbiológicos en muestras tomadas en el año 2021. Los resultados mostraron la presencia de coliformes totales, lo que resalta que el agua del grifo no siempre es segura. 

Cloro residual fuera de los límites permitidos

El uso de cloro para desinfectar el agua potable es una práctica global para prevenir enfermedades diarreicas, como el cólera. Sin embargo, los subproductos de la cloración pueden plantear riesgos para la salud. El cloro residual, que permanece en el agua después de la desinfección, debe mantenerse en niveles seguros para el consumo humano. El exceso de cloro puede volverse tóxico, reaccionando con compuestos orgánicos y generando trihalometanos (THMs), que son compuestos carcinógenos (5).

En algunos municipios de Boyacá, según informes de El Tiempo en el año 2020, se detectaron niveles de cloro residual que superaban los límites permitidos. Este exceso de cloro plantea preocupaciones sobre la seguridad del suministro de agua potable y destaca la importancia de abordar rigurosamente la calidad del agua desde la planta de tratamiento hasta el grifo del consumidor.

Contaminación por plomo

El agua potable se convierte en la principal vía de contaminación por plomo, especialmente en sistemas de plomería antiguos que lo contienen en sus materiales. Este metal pesado representa un riesgo para la salud, incluso en niveles bajos de exposición, pudiendo ocasionar hipertensión, problemas reproductivos y afecciones en los sistemas nervioso y digestivo. Los niños, al absorber entre el 40% y 50% del plomo ingerido, pueden experimentar daños irreversibles en su crecimiento y desarrollo. (3)(4)

En Colombia, la existencia de tuberías antiguas en muchas viviendas podría ser un foco silencioso de contaminación, dado los pocos estudios al respecto y la baja frecuencia con la que los hogares se realizan análisis de agua.

Microplásticos 

Los microplásticos son fibras plásticas de tamaño inferior a 5 mm, constituyendo una creciente fuente de contaminación que persiste en el medio ambiente y ocasiona problemas tanto a nivel ecológico como para los seres humanos

Estos contaminantes están presentes en los cuerpos de agua y pueden ingresar a los hogares a través del suministro de agua potable. Aunque las plantas de tratamiento  buscan potabilizar el agua eliminando microorganismos y sustancias nocivas, no logran una eficiencia del 100 % en la eliminación de microplásticos, lo que significa que estos pueden llegar a los consumidores a través del agua del grifo (1).

Filtros de agua: seguridad y pureza en cada sorbo

Estos son solo algunos de los contaminantes que pueden estar presentes en el agua proveniente del acueducto,  lo que hace evidente que el agua del grifo no siempre es segura.

Aunque existen estándares de calidad del agua potable, su cumplimiento puede variar según la ubicación y las regulaciones locales. A pesar de los esfuerzos de las autoridades y las empresas de servicios públicos para monitorear y mantener la calidad del agua, se estima que aproximadamente el 60% del agua que llega a los hogares colombianos no cumple con los niveles óptimos de potabilidad.

Si tienes preocupaciones sobre la calidad de tu agua, puedes solicitar información a tu proveedor local o realizar pruebas adicionales. Además, te alentamos a tomar medidas proactivas en tu hogar adquiriendo filtros de agua. En Beikut, ofrecemos diversas alternativas que se adaptan a tus necesidades, asegurando la obtención de agua pura y confiable.

Referencias

  1. Acarer. 2023. Abundance and characteristics of microplastics in drinking water treatment plants, distribution systems, water from refill kiosks, tap waters and bottled waters. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2023.163866
  2. García Et al., 2023. Metataxomics reveals Blastocystis subtypes mixed infections in Colombian children https://doi.org/10.1016/j.meegid.2023.105478
  3. Khaksar Et al., 2022. Developing early warning systems to predict water lead levels in tap water for private systems https://doi.org/10.1016/j.watres.2022.118787
  4. Renner. 2010. Exposure on Tap: Drinking Water as an Overlooked Source of Lead. https://ehp.niehs.nih.gov/doi/10.1289/ehp.118-a68.
  5. Sánchez. 2008. Efectos de los trihalometanos sobre la salud. https://saludpublica.ugr.es/sites/dpto/spublica/public/inline-files/bc51018a2311531_Hig.Sanid_.Ambient.8.280-290%282008%29.pdf